Rosa María Cifuentes, escritora, coach y especialista en lectura de rostro y gestos. Autora ofrece en esta reedición, la oportunidad de sanar las lesiones de amor que nos deja nuestro pasado

 

Hay marcas que no se ven, pero se guardan en nuestro interior. Algunas son reveladas en nuestra vida adulta y muchas veces escapan de nuestras manos cuando de relaciones sentimentales se trata, que es cuando nos encontramos con otro ser que también carga sus propias emociones o dolores del pasado. Lesiones de amor (Planeta) es el libro que la escritora y coach emocional Rosa María Cifuentes ofrece para aquellas personas que buscan mirarse desde adentro y crecer desde el interior. Cuando el amor es reemplazado por indiferencia o abandono, se crean heridas que hacen del ser humano una persona dependiente y que está a la espera de alguien que cambie esto, cuando en verdad el único cambio comienza por uno mismo. Estas heridas son lesiones de amor, que dañan el autoestima profesional, personal o sentimental.

– Creemos que el amor todo lo puede, ¿cómo diferenciamos cuando estamos perdiendo la dignidad en una relación amorosa?
Si una persona fue educada bajo el precepto de una dependencia emotiva crónica, su cerebro y sus valores serán dañados. Entonces, la persona tendrá que darse cuenta de que está pasando de una relación dependiente a otra que se repite y donde tiene que buscar ayuda profesional, porque es ahí cuando caen en un apego insano. Donde hay celos, desconfianza, ausencia total de paz y la ausencia total de paz es depresión, son relaciones enfermizas que no llevan a nada bueno y merecen un tratamiento, porque se ha caído en la dependencia afectiva o en la adicción al mal amor.

– Lesiones de amor contiene 20 casos reales, ¿todos ellos llegaron a encontrar solución?
Yo pedí permiso a los pacientes para contar sus historias y muchos de ellos sí llegaron a encontrar solución con un tratamiento que los ayudó a mirarse desde adentro. Es algo de perseverancia y fuerza de voluntad.

– ¿Por qué crees que las personas no le toman importancia a la salud mental?
Porque en la mayoría de colegios no hay una preparación desde pequeños a identificar estos problemas sobre cómo los vas a asumir. En las escuelas de padres faltan especialistas adecuados para que los guíen.

– Una vez que se identifican estos problemas psicológicos, ¿lo ideal es ir a un especialista?
Depende mucho de la factibilidad económica del paciente, si es adolescente depende de los padres si es que ellos le toman importancia a esto. Luego de tomar terapia, el paciente tiene que ser constante. La felicidad es una decisión y se construye, si uno no aprende a pensar o a vencer sus debilidades, va a vivir diciendo: “Soy un miserable y me va mal”. Hay que recordar que es natural tener problemas, es natural vivir de un dolor que no ha sanado, pero los amigos terapeutas estamos para ayudarlos y este libro es el tiempo que no puedo dar a todos en terapia, o la cita a la que no puedes acceder conmigo.

– En la mayoría de tus libros, mencionas la importancia de encontrarse con el ser divino, ¿qué tan necesario es para ti esta relación?
Para mí es esencial, no tiene que ver con la Iglesia Católica, tiene que ver con la fe. Porque en primer lugar uno valora más su cuerpo, en segundo lugar sabe claramente que no está solo. Y hace de la oración un instrumento, un bastión de fortalezas y hace las cosas para servir, no para sentirse bien, sino para dar lo mejor de sí. Cuando una persona tiene a Dios dentro, no es traidor, no es sacavueltero, no juega con nadie. Cuando alguien tiene a Dios dentro, no camina por la vida dañando personas, se mira, se perdona, perdona, aprende, avanza, pero sobre todo sabe que el dolor merecido e inmerecido es inevitable.

– ¿Para ti, escribir es como una terapia?
Para mí escribir es una necesidad, es una pasión; yo escribo cosas para enseñar. Escribo porque soy investigadora e intelectual y es una necesidad emocional.

– A través de tus redes sociales, siempre estás en contacto con tus seguidores, ¿qué sensaciones genera en ti los comentarios de agradecimiento que recibes?
Yo soy una persona bastante ocupada, por eso yo las dejo programadas todas las semanas y antes de hacerlo pienso, miro las caras de los seguidores y digo: “Dios, guíame, ¿esta persona qué necesita?”. Entonces escribo frases todas las mañanas, reflexiones para mis fans y en la tarde cuando los puedo mirar, me encuentro con comentarios como: “Rosa María, eso era lo que necesitaba”, “Yo estoy viviendo eso, siempre llega la palabra precisa”. Entonces, más o menos, la divinidad me sopla.

– ¿Qué encontramos en Lesiones de amor?
Lo que menciono en el libro es para que el lector se pueda dar cuenta de sus emociones, porque si las personas no hacen un trabajo en su interior, si las personas no son congruentes de lo que dicen en lo que hacen, están por mal camino. También menciono en el libro la importancia de aceptarse a sí mismos y que si tú te impones retos, los debes cumplir con perseverancia. Por ejemplo, si tuviste a un papá que te insultó, te agredió y la madre lo permitió, tienes una herida, pero tienes que darte cuenta que a tu papá el dolor -de su pasado- lo volvió canalla y lo volvió una persona enferma y no es que sea malo, sino que fue una persona que vivió en un conflicto. En el libro, yo trato que las personas puedan perdonar.

Fuente diariocorreo.pe