Queridos amigos, el tema de hoy es “Los problemas de compatibilidad en las relaciones interpersonales” y va dedicado a Leonor, Cecilia, Egdardo y Dennis, quienes esperan este post.

Una cosa es que existen personas que desde primera instancia nos causan desconfianza, porque nos parece que poseen energía agresiva o la llamada “mala vibra” y otra diferente, la falta de compatibilidad.

A nivel amistad, colegas de trabajo, relaciones afectivas, podemos ser compatibles o incompatibles y desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre las causas más profundas.
¿Qué implica ser compatible emocionalmente con alguien?
Implica poder sentir confianza mutua y expresarte en libertad ante otra persona, sin miedo alguno y con tranquilidad. Sin embargo, depende del tipo de temperamento de cada quien, y de la forma y manera en que se expresa; pero básicamente, depende del nivel de madurez, valores esenciales de cada quien y los niveles de cultura y manejo de emociones de ambos.
¿Puedes ser siempre compatible con todos tus amigos?
La respuesta es “No” siempre. Y es que debes tener presente que el ser humano hace compañeros de escuela, conocidos, amigos del barrio y “amigos personales” o gente a la que llamo “almas afines”.
A muchas amistades no las volvemos a ver jamás desde que se terminó una etapa de la vida como la escolar o tras seguir un curso equis de corta duración en un verano, un viaje, etc. Y otras veces, nos toca por destino trabajar o compartir ciertas labores con personas que ni imaginabas en una oficina.

1.- A nivel laboral: Que complicado es trabajar con gente con la que no posees compatibilidad laboral. Por ejemplo: si una de las dos personas maneja mejor el uso del tiempo, las responsabilidades, eficiencia y comunicación, no es que sea “alguien superior”, ocurre que tiene más interés, entrega por lo que hace y disciplina, todos ellos, valores que se han forjado en la personalidad desde la infancia.
A veces ocurre que nos topamos con compañeros (as) laborales que justo pasan por mal momento emocional y no pueden dar lo mejor de sí y toca de modo generoso, comprensivo “darles empujoncitos” sin quejarnos, sin estar enojados, porque si poseen honestidad, honradez y hacen lo mejor que pueden, la cosa no es grave ni de morir.
Sin embargo, existe un tipo de incompatibilidad laboral que tiene que ver básicamente con la ausencia de valores esenciales dentro de algunas de las personas.
Por ejemplo: Quién no se ha topado con compañeros laborales, jefes o personas del mismo centro laboral que son conflictivos, hacen problemas por todo y proceden de modo deshonesto por envidia, arribismo o te hacen la vida imposible para aburrirte y que quizá, renuncies y se queden con tu puesto.
En estos casos, no existe compatibilidad alguna posible y corresponde dar lo mejor de sí, ser responsable, pero a la vez, fuertes y frontales para aclarar las cosas. Hay gente que cuando se siente en frustración, sabotea el trabajo ajeno o lo intenta, porque no maneja sus temores, inseguridades y procede de modo nocivo.
– Otras veces nos topamos con gente que posee pésima capacidad de comunicarse, no se pueden tener acuerdos armoniosos y si no se está acostumbrado a trabajar con gente así, esto causa aburrimiento, mal humor y las cosas no se pueden sacar adelante como se espera. La ineficiencia ajena tiene que ver con carencia de pasión por lo que se hace, apatía, desidia y trae como consecuencia la irresponsabilidad.

2.- A nivel amistad: Aceptar a las personas que consideramos nuestros amigos con sus defectos y virtudes es lo ideal y justo, pero como siempre comento “los valores no son negociables” y a veces nos topamos con gente que busca estar cerca por conveniencia, interés o algún tipo de interés particular.
Este tipo de personas no posee realmente buena voluntad hacia nadie, porque no han cultivado ni llevan por dentro valores como lealtad, consideración y respeto. Y como siempre en la vida, existen desencantos, decepciones y puede haber tenido mucho aprecio por personas a las que veías como amigos, pero un buen día develas que “te han traicionado”, bajo cualquier modalidad, no lo reconocen, mienten a morir y la cosa se pone peor.
Es entonces que es mejor “marcar distancia” para no caer en discusiones, porque la confianza es como la loza fina, que una vez que se rompe, no tiene arreglo. Y es que se puede discutir por algo, tener malos días, reacciones, pero mentir para dañar, manipular, ser cruel, etc, etc, es otro asunto y cuando ocurre, la compatibilidad no existe más.

3.- A nivel afectivo: Quizá es una de las áreas de la vida más difíciles de alcanzar para quienes no saben amar como enseña el creador, porque no se los inculcaron, no se los enseñaron y por lo vivido en la infancia y hasta por innatismo, así como por temas culturares y nuevamente, por valores esenciales, se puede ser incompatible con alguien al entablar una relación afectiva.
Una cosa es agrado, pasarlo bien y otra admirar emocionalmente. Y cuando pasa el tiempo y uno de ambos o los dos no siente esto, el amor muere. El mal manejo de emociones no es causa solamente para ser infiel a la pareja, ser egoísta, no saber escuchar, etc, etc.
La incompatibilidad afectiva viene cuando no tienes mucho de qué hablar con esa persona que quizá es tu pareja, cuando no sientes confianza en su proceder y cuando, por ejemplo, sabes plenamente, que sería capaz de cometer errores que tú no cometerías si anda de malas o por ego. Y esos errores suelen tener que ver con mentiras, maltrato emocional, egoísmo y proceder nocivo, porque cuando alguien es inseguro (a) posee las peores maneras de actuar porque no se conoce, no se maneja y por ende, solo vive en caos.

Y es absurdo vivir atormentando a la pareja para pedirle que cambie, porque es menester de cada quien trabajar en sí mismo (a) y como notamos, cada vez es más difícil toparse con gente profunda emocionalmente y, sobre todo, de valores sólidos.
La gente es tan complicada para algo que debe ser tan natural como llevarse bien y todo ello tiene que ver con falta de empuje mutuo, de interés y de respeto. La tolerancia es la base de toda buena relación, pero cuando no existe empatía en valores y se vive de mentiras, cubiertos de competencia, darles paso a los comentarios de gente ajena y pelear por banalidad, posesividad, celos, etc, van minando la relación.
Y lo maduro es aceptar y entender que, en tierras de paso, existe gente con la que no eres compatible para nada y sería absurdo decidir insistir cuando algo no va y solo te roba paz.
Perdonar es una decisión, un don e implica básicamente, adormecer el recuerdo del daño recibido, sin rencor ni resentimiento, pero no implica necesariamente “volver a confiar” o “poder confiar” en alguien que por ejemplo notas con alto sentido de inmadurez emocional y valores esenciales ausentes. Nadie es perfecto, pero siempre he dicho, que todo aquello que implique mentira, maldad, deshonestidad, traición y bajeza no es negociable y en la vida, corresponde avanzar y dejar que esas personas vivan como les parece y como pueden.
Siempre notaremos como la gente se agrupo hasta por sus compatibilidades orientadas a lo deshonesto, ego o banalidad; de esos grupos hay millones, pero aprender a madurar implica tiempos y procesos diferentes para cada quien, siendo lo importante, sentir paz contigo mismo.

Las personas con las que existe compatibilidad positiva ocurre por conexión en valores y porque esa persona te hace mejor, te respeta y posee consideración contigo. Sin embargo, siempre he colocado en mis libros que el ego e inseguridad es tan perjudicial en todo tipo de relación humana.
La armonía y ser compatible con los demás implica ser alguien con paz interior, que camina por la vida con deseos de aprender de los demás, compartir y servir como enseña el creador.

No es posible vivir forzando situaciones con gente que jamás reconocerá errores, hay gente a la que siempre le podemos caer mal o sencillamente, siempre buscará dañar porque no está sana por dentro y son pruebas de fe, esas que nos hacen más fuertes, pero jamás deben paralizarnos y nos hacen más sabios por la enseñanza.
Ya lo saben Zeferinos, ser más realistas, prácticos y valorar cada día como regalo nos libera de situaciones complejas, de terquedad y nos permite disfrutar de esa maravillosa compatibilidad emocional con nuestras almas afines.

Y con el tiempo y la paz interior, notarán como la vida y el creador coloca gente maravillosa en el camino, esa con la que puedes sentirte bien siempre, sonreír, ser tú mismo (a) y son fuente de alegría, amor real y un compartir constante.
De modo gente que a todos aquellos con que “no somos compatibles emocionalmente” nos corresponde respetar sus esencias, desearles mucha suerte en la vida y tratar de mantener distancia y educación para no caer en conflictos que desgastan y carecen de sentido.
Les dejo esta cancioncita para conocedores, espero les agrade y acompañe



Que tengan linda semana, luz para sus proyectos, ángeles para el camino
Manjari (Bendiciones)

LOS PROBLEMAS DE COMPATIBILIDAD EN LAS RELACIONES INTERPERSONALES (POST 350 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)
Tagged on: