LAS VOCES DEL MIEDO QUE PARALIZAN LA VIDA

Queridos amigos, Zéfiro está de regreso y en estos momentos en que nuestro país pasa por momentos difíciles a causa de desastres naturales, la solidaridad, participación activa y responsabilidad en las comunidades son necesarias. Y vía mi fanpage escribí que con la llegada del eclipse del 26 de febrero los cambios de este tipo traerían emergencias y en próximos post les brindaré importante información sobre ciclos energéticos para prevenir mayores problemas a nivel mundial según los cálculos astrológicos que preparo.
El tema de hoy es “Las voces del miedo que paralizan la vida” y va dedicado a Emilia, Susy, Javier y George, quienes esperan este post.

Uno de los mayores problemas que son dolorosos de afrontar para ciertas personas son los llamados “miedos patológicos”, unidos siempre a una elevada susceptibilidad y problemas para afrontar el “hacer, constancia y seguridad”. Y si bien los motivos son diversos, la mayoría de ellos radica en no poder borrar de la mente situaciones donde la crítica destructiva, rechazo, exigencia y presión de grupo se juntaron para crear caos en la forma de pensar y sembrar miedo.

MIEDO AL FRACASO, CRÍTICA, DUDAS SOBRE TODO LO QUE SE HACE

1.- Cuando una persona ha experimentado exigencia de perfeccionismo, bullying en la escuela y de nacimiento posee una tendencia elevada a la ansiedad, es penoso notar como sus grandes proyectos y sueños quedan solo en su mente y solo tras terapia y apoyo en química cerebral, la persona logra tener avances notables si se compromete en luchar por salir del pozo de miedo en que viven.

Por ejemplo, existen estudiantes que se afligen mucho cuando les toca hacer trabajos universitarios, buscan y buscan información, pero tardan horas y días en escribir (procastinan) porque en el fondo, el miedo a que todo salga mal los mortifica y si sus padres les dicen que anhelan verlos exitosos a nivel profesional, la sola frase los hace sentir presionados. Y esto solo se devela bajo terapia y es impactante como las voces naturales son vistas como “exigencias y presión insoportable”.

2.- Muchas personas que padecen “fobia social” (miedo patológico a socializar) sin tratamiento ni diagnóstico asertivo sufren y ven sus mejores años lanzados al vacío. Y puedo comentarles que hoy como astróloga, he podido analizar cartas natales bajo el método de salud mental Huber y se puede detectar desde que un niño nace cómo será su forma de pensar y qué tipo de miedos los azotarán para con ello los progenitores puedan afrontarlo.
Incluso pacientes diagnosticados con “borderline” (trastorno límite de la personalidad) se pueden detectar desde nacidos con solo estos métodos tan útiles y poco divulgados en nuestro país, pero que me encargaré de realizar con las especializaciones con las que cuento para ver la forma que otros terapeutas hallen motivos y vías de tratamiento más eficaces.
Y preparo una investigación con casos y datos importantes al respecto para el bien de los progenitores y pacientes que padecen estos terribles dolores emocionales, pero por lo pronto estoy empezando con cursos astro terapéuticos de salud emocional para apoyar a quienes desean salir de este pozo que parece insalvable.

3.- Elevar el autoestima de quienes se sienten menos que el resto y se comparan con todo el mundo es lo esencial. Y ante las presiones del mundo banal que estimulan los medios de comunicación, corresponde a los docentes, terapeutas, guías emocionales y espirituales enseñar a las personas que sufren emocionalmente que valen por lo que son y aprender a reconocer sus dones y talentos son el único camino para vivir en paz consigo mismo y sentirse armoniosos. Por ello, si lees este post y eres madre, padre, hermano mayor, etc y tienes cerca a una persona que padece temores elevados que lo paralizan, recuerda felicitarlo siempre y expresarle que debe hacer las cosas para disfrutar de ellas sin esperar que a los demás les interese, porque saber estar solo consigo mismo y creer en sí mismo es la clave para crecer.

4.- Dejando el ego insano de lado, el miedo absurdo y castigador desaparece: Es lamentable notar como tantas personas se ponen metas para alcanzar solo reconocimiento, ser vistos (vistas) y que los demás comenten que se crece. Y si bien es importante recibir reconocimiento por los logros, lo enfermizo es ser esclavo de la opinión de los demás y por ello, incontable cantidad de personas de toda edad, pero en especial adolescentes y jóvenes y personas maduras revestidas de ego patológico solo piensan en hacer las cosas para que “otros” lo vean positivo. Y es entonces cuando el ego es el motor de una vida, amargando, frustrando y sembrando mayor miedo.

Y siempre he notado que las personas que más piensan en hacer las cosas esperando competir, lucirse y dar que hablar son las que menos logros alcanzan realmente porque no hacen nada por servir ni compartir, ni enseñar, se crean una fachada de vida e imagen para dar que hablar y el miedo a dejar de ser centro los mortifica notoriamente.
Les cuento como anécdota, que hace algún tiempo un escritor algo envidioso me preguntó que cómo era posible que publicara libros tan seguido, que para él era imposible porque tenía que sentirse en un estado de “gracia” e iluminado. Lo miré sin sorprenderme y le dije: “Para mí escribir es una necesidad, un don que tengo desde los seis años y escribo para servir, no para ser famosa ni necesito estados de gracia, porque solo me siento y sé lo que debo escribir porque no pienso en qué piensen de mí, pienso en quienes necesitan leer lo que yo escribiré, de modo que mi estado de gracia me lo da la oración y Dios se encarga de que lo que hago llegue donde debe llegar. Y le comenté que había leído que Vargas Llosa había escrito alguna vez algo con lo que concuerdo sobre el oficio de escribir, contando que se levantaba a las 6am y tenía horarios porque era una responsabilidad y que estaba plenamente de acuerdo, pero que además era un compromiso emocional consigo mismo.

Y la anécdota que les cuento tiene que ver precisamente con ese ego loco que se vuelve obsesión, neurosis y eleva los niveles de estrés y miedo de personas que ya desde pequeños se han sentido muy juzgados. Y sin embargo, cabe resaltar que otros miles de personas han pasado lo mismo, pero han digerido mejor esas críticas y las han vuelto fuerza, fe y empuje, pero sin duda, cada quien es un mundo y existen personas que no pueden aprender a pensar distinto sin llevar tratamiento..

5.- El miedo es experto en desatar pensamientos negativos, exigencias emocionales y pisar los valores positivos para decirle al alma que siendo de otro modo podrá llegar donde quiera. Y siempre recuerdo esta frase interesante “amigo inseguro (a) enemigo seguro (a)” y hace alusión a que las personas que padecen miedo pueden llegar a cometer los peores errores contra sí mismos y contra los demás sino se miran con humildad, porque el miedo es el cuerpo de la cobardía, de la mitomanía, del egoísmo y de la carencia de escrúpulos, así como el desembocar en apatía, depresión y estilos de vida destructivos si quien lo padece no busca un tratamiento..

6.- El narcisimo y la banalidad están haciendo que cada vez más personas desde pequeños (as) desarrollen complejos de apariencia más severos, como el miedo a la vejez, decrepitud y necesidad de lucir partes específicas del cuerpo todo el tiempo y caminar raro para llamar la atención. De modo que hoy vemos robots sin personalidad y personas pendientes de lo que opine el resto, siendo sus mayores temores cosas tan absurdas como no ser populares, no acudir a sitios de moda o no tener cosas de marca para lucir y son tan tontamente infelices porque no saben crearse un mundo propio ni ejercer sus reales talentos ni ejercer oficios donde logren servir y sentirse en paz.
Y por andar perdiendo el tiempo en la atroz banalidad la gente de hoy lee menos, se cultiva menos y por ende, piensa más tonterías, es más vacía, con menos valores y miedos más complejos de tratar.

Atendí hace poco tiempo una adolescente de catorce años con cuadros de bulimia, porque su madre también lo es y ella creció escuchando que debía verse “perfecta” y me llamó mucho la atención cuando la chiquilla me dijo esto: “me encanta ver cuando la ropa me queda super apretada y todo los chicos del salón me miran con deseo”. Y obviamente sonreí sarcásticamente y le dije, pero “y si es así, ¿porque ninguno de esos compañeros tuyos te soporta según cuentas y te peleas con todos ellos?”. Y el miedo de esta jovencita radica precisamente en el ego patológico de sentir que puede verse imperfecta y que por ello no será amada ni aceptada. Nunca la ayudaron a desarrollar sus talentos, dones ni a conocerse, porque sus padres no solo no sabían cómo y además eran presos de ignorancia emocional y carencia de cultura.
Y que fácil es decir que se quiere tener niños, pero siempre diré que existe gente con cero vocación de dar y escuchar, y mucho menos con cultura emocional para ocuparse de una vida y por eso tienen tres o cuatro hijos y dos de ellos o todos viven en caos y crecen con mil problemas, porque no se han preparado emocionalmente para ser auténticos y sin miedos.

Si eres alguien que vive atormentado (a) por miedos patológicos, nota como “se te va la vida” y decide hacerte cargo de ellos, no taparlos, disfrazarlos ni echarle la culpa a los demás de estos o esperar que los demás acepten que los tienes y tu proceder caótico sin hacerte responsable de tu regalo vida. Y toma en cuenta que existe gente que nació con grandes limitaciones físicas, económicas, etc y es valiente para asumir la vida con voluntad y si la voluntad es algo que traes débil y enferma, busca ayuda psiquiátrica y terapéutica.
Y recuerda que cada que no desayunas aumentan tus niveles de ansiedad, el exceso de café te vuelve más tenso (a), así como el exceso de ají irritable y el dulce full eufórico (a) para luego sentirte agotado (a) y con sueño siempre.

No podrás borrar aquello que viviste doloroso en cualquier aspecto de tu vida, pero si adormecer el recuerdo, no tenerlo vivido ni presente si decides concentrarte en tus pasiones, en tus sueños y convertirlos en metas con fechas y si notas que te es imposible pensar distinto, que el miedo te ha envuelto por completo, comienza por volver la oración reflexiva en tu eje de fuerza y soporte. Y sino crees en nada y menos en Dios, preguntante ¿cómo y por qué crees que estás leyendo este post hoy y este blog?. Nada es azar y de ti dependerá observar y reconocer las señales fuera de lo común que llegan a tu camino y a menudo no miras por centrarte en aquello que solo te atormenta.
No tienes que ser igual que nadie y vivir como la mayoría. Busca las actividades que te hagan feliz, pero esfuérzate por darlo todo en aquello que elijas estudiar o trabajar, siendo el secreto que disfrutes de cada cosa que haces para aprender, servir y compartir. Y si menos te concentras en el exterior, lo que diga el resto y dejas de compararte con el resto, mejor harás tus actividades y lo más importante, serás tú mismo.

Corto es el camino para permitirte el lujo de perder el tiempo, lanzarlo al vacío y vivir arrepentido (a) de lo que no has hecho ni harás. Te corresponde poner los pies firmes en el presente, trazarte metas cortas y acallar las voces del miedo convencido de que todo aquello que haces de modo transparente, con buenas intenciones y valores será positivo, lo cual no tiene que ver con los demás y si ocurre que las cosas salen mejor de lo que esperas, eso es algo que significa “lo demás llega por añadidura”.
Y no tengas vergüenza de asumir tus temores, buscar ayuda profesional. Pero además lee y mira tus emociones, traza un plan de vida diario y deja de tener lástima de ti mismo siempre y compararte con los demás.
Todos caminamos con el miedo al costado, la diferencia es que la gente fuerte y con fe avanza y hace del valor y amor sus fortalezas. Por tanto, el miedo se vuelve una pequeña sombra que no paraliza, que solo está allí, pero sin vuelo porque no existe mayor soporte que la fe en ti mismo y el creador.

Les recomiendo leer los siguientes libros:
“Miedo”, del autor Trich Nhat Hanh, editorial Kairós que puedes comprar vía Amazon o en Ebook para leer donde quieras. Y otro libro que pueden buscar es “Vivir sin miedos” del autor español, Sergio Fernández que te lo traen en una semana vía casa del libro en aparece en web. Y mientras consiguen estos, en próximos post les recomiendo otros buenos libros de mi biblioteca Zéfiro personal.

Ahora les dejo esta canción que va muy bien con este post.


Que tengan una linda semana, oren mucho por los que sufren, por los enfermos y compartan lo que son, lo que saben y lo que tienen para consolar corazones. Ángeles para el camino
Manjari (Bendiciones)

LAS VOCES DEL MIEDO QUE PARALIZAN LA VIDA (POST 335 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)
Tagged on:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.