Queridos amigos de Zéfiro, el tema de hoy es “Las motivaciones de la deslealtad”

Y va dedicado a todos mis pacientes de coach emocional y seguidores de este blog, mis libros y fanpage
Una de las ventajas de saber leer el lenguaje no verbal y ser perceptivo radica en poder “Leer el alma”, sí, tal como leen, esa que nunca miente, esa de donde se desprenden las reales emociones y sentimientos. Y como docente, coach e investigadora, siempre me ha llamado la atención interpretar cómo las personas pasan por ciclos de vida particulares, y en otros casos, poseen determinado tipo de convicciones que los hacen proceder de modos específicos.

Al respecto, hablar de lealtad es un concepto variable para quienes “pretenden” disculpar y justificar cierto proceder en los individuos. Sin embargo, en personas endebles emocionalmente, la lealtad es también endeble, sin base, sin sustento. Algo así como los congresistas que cambian de bando, según su conveniencia.
Por tanto, el ser humano, según su nivel de valores o ausencia de ellos, procede de modo particular y si opera la voz de la conciencia, es porque la tienen activa; y si no opera, es porque no les interesa ni conviene que opere.

1.- La conciencia es un acto psíquico, mediante el cual una persona se percibe a sí mismo en tierras de paso y se mira con humildad para “reconocer” errores, actitudes y decisiones, así como estilos de vida que lo dañan y perjudican también a otros.
Sin embargo, la conciencia espiritual es una mucho más profunda que requiere haber trabajado emocional y espiritualmente en sí mismo, bajo la voz y enseñanzas del creador. Y a esa etapa millones de personas no han llegado, porque les aterra, porque no les conviene, porque los haría sentir miedo profundo de reconocer todo aquello incorrecto que hacen contra sí mismos y contra el prójimo.

Una empresaria me preguntaba hace unos días, ¿cómo era posible que después de tantos años sirviendo a equis institución, su jefe la traicionara, la evadiera y la tratase como si ella no valiese nada?
Le contesté que su jefe en cuestión (a quien conozco), reflejaba a través de su lenguaje corporal inestabilidad emocional. Nunca mira de frente, las oraciones que expresa se cortan, evade expresar sus reales opiniones y sentimientos. Y este tipo de personas, vive caminando a la defensiva y teniendo al egoísmo como parte vital de sus pasos a dar. Es gente que al sentirse rechazada en algún momento de la vida y no escuchada ni tomada en cuenta, cuando pasan los años, siente que tiene derecho de elegir lo que necesite en los momentos porque le conviene.
Si alguien tuvo que mentir siempre para no sentirse criticado, crece asumiendo que necesita protegerse y miente según el escenario y arma una verdad que no asume como mentira, porque ante ese grupo o personas, le asegura un beneficio.
Y nada los hará pensar diferente, hasta que llega un día en que se topan con las consecuencias de la deshonestidad que ejercen y sienten “espanto” y pasan a cubrirse y no soportar ni estar de pie un minuto cerca de las personas a las cuales dañan.

2.- Si ayudas a alguien, no esperes que sea leal a ti, confórmate con “dar”, porque la verdad en el camino suele ser sino asumes la realidad, algo nocivo para ti.
Siempre he notado que la gente que traiciona posee una serie de carencias: económicas, espirituales, cultura y también viene de un hogar donde creció sin voz de guía y modelo emocional saludable. Por tanto, siempre comento que uno debe vivir preparado para la “No sorpresa”, porque si aprenden a observar y hacen una lista de todas las personas que pueden, por ejemplo, haberlos traicionado o creen hacerlo sin que se den cuenta – hallaran que todos poseen algunas o todas las características.
Por ejemplo, además de terapias de coach emocional, al realizar también como astróloga, cartas natales de salud emocional, incontables damas y varones, cuando observo sus gráficos natales y les pregunto ¿fuiste infiel a tus parejas x veces?, primero agachan la cabeza, existe una pausa corta y me terminan admitiendo la situación.
No es mi intención juzgarlos, lo es guiarlos a “crear conciencia” de un proceder incorrecto, cruel, egoísta que nada justifica y daña a los involucrados. Sin embargo, algunas personas no sienten culpa en lo absoluto ni vergüenza, porque se justifican en el hecho de haber sido maltratados (as) por las parejas que engañaron.
Otras, poseen el ego tan enfermo que necesitan trazarme metas de reto para sanar su dañada autoestima. Ser elegido por equis persona los haría sentirse más atractivos, exitosos y tocando ese “ideal” que ha creado el ego; claro está, sin importarles si esta persona posee compromiso o sencillamente ni los mira.

3.- No esperes que quien diga amarte sea leal o sepa lo que implica
Veía hace poco a una dama que, si observan con traje y porte, no notarían el miedo terrible que la invade al hecho de quedarse sola tras varias relaciones afectivas dañadas. Por tanto, su dependencia afectiva como enfermedad sin tratamiento, la han llevado a meterse de “amante” de hombres casados en más de una ocasión. Y, sin embargo, sus ojos y cabeza, nunca están estables, los micro movimientos reflejan esa ausencia de paz en su interior.
Y otras veces, varias pacientes me muestran en consulta mensajes “románticos” pegajosos de varones que las cortejan, pero cuyas conductas las confunden, porque no tiene armonía con lo que dicen por chat.
Las miro y sonrío tras leer esos chats, expresando “¿Te parece que alguien que es de cambios notorios en su comunicación contigo puede ser honesto (a)?, ¿te parece que alguien que posee compromiso o pareja o convivencia o lo que fuese con otra persona, hace lo correcto escribiéndote estas cosas para ver si eres su consuelo del momento por su vida infeliz?. Alguien de doble moral no sabe ni puede querer a nadie de modo honesto, sano y real.
Por tanto, todo el tiempo, cada quien emite señales reales de lo que es y de los valores o anti valores que lleva por dentro. Sin embargo, a tanta gente le cuesta aceptar lo que ve, lo que es obvio y olvida que el amor real es limpio y no lo brinda gente corriente de espíritu.

4.- La conveniencia no conoce de escrúpulos y mucho menos, de gratitud: Por beneficio económico, envidia, pertenecer a un grupo, adrenalina del riesgo, querer quedar bien, “hacer contactos”, etc, equis persona puede traicionarte desde cualquier perspectiva y tomar el bando que le beneficia.
Volvemos al punto de “ausencia de conciencia” y en todo caso, deben recordar que la ley del libre albedrío, nos permite seleccionar qué personas son parte de nuestros entornos personales y quienes “no”.
Y esto no tiene que ver con no ser tolerante ni compasivo, tiene que ver con tener claro que nadie tiene porque soportar cerca a personas que serían capaces de bajezas inimaginables.
Por ejemplo, puedo contarles que alguna vez, un caballero que atendía y era infiel a su esposa médico, se dispuso a jackear claves de internet por encargo de otro amigo de él, también médico, para sacar información personal de una persona. ¿les sorprende? Que va, eso es nada con todo lo que hoy existe y ocurre. Mas estas personas, si las observan son medio jorobadas en el porte, se encorvan pronto, porque viven con miedo de ser “descubiertos”.
Dentro del lenguaje corporal y en los estudios de Morfopsicología, vemos como el rostro y porte se adecua a las emociones que habitan en ti.
Recuerda entonces que la lealtad es la reproducción de la confianza que se otorgas por gratitud, pero que esa falsa reproducción se llama “hipocresía”. Y quienes son débiles en valores y emocionalmente inmaduros, siempre ejercen un proceder que consideran no será descubierto y viven cómodos de cubrirse en mentiras.

5.- Las personas de naturaleza adictiva, obsesiva e impulsiva, proceden siempre según sus necesidades y sin escrúpulos. Por tanto, son manipulables y huyen antes de dar la cara.
Por ejemplo: Los jovencitos ludópatas diagnosticados, pegados al video juego por horas para evadir hacer las tareas universitarias. Cada vez existen más, duermen poco, poseen cambios de humor e ideales de vida extraños, así como en elevados porcentajes, se manifiestan ateos y no les interesa ni importa tener fe.
He tenido y tengo en consulta a varios de ellos y tienen algo en común: Nunca se han sentido amados, escuchados ni estimulados por la figura paterna o materna y hacen buena amistad con gente como ellos, que creen los comprende y hacen de la mentira una poderosa arma para manipular a sus padres, dejarse manipular e incluso, querer manipular o sorprender al terapeuta. Sin embargo, cuando los llevas a mirarse, “No lo soportan”.
Otros padres me han contado que sus hijos les han vaciado la casa o gastado todo el dinero de la tarjeta de crédito solo para irse a la playa con sus amigos, sin “conciencia”, porque jamás se las inculcaron y porque uno de los dos tutores, o los dos, los sobre protegieron.

6.- El egoísmo patológico es una de las poderosas motivaciones de la deslealtad. Por ejemplo:
Una dama que me preguntaba en consulta ¿por qué un tipo casado puede acosarla en el trabajo, sin tener conciencia de que tiene hijos y qué se comporta de modo incorrecto?
Le contesté que el egoísta patológico siempre justifica su proceder. Y si fuese el caso que vive un matrimonio de apariencias o de comodidad financiera, pero se siente infeliz, frustrado por dentro, etc, busca de modo deshonesto apaciguar su vacío y obtener consuelo emocional pasajero. En otros casos, existe también venganza hacia la pareja que culpa de hacerlo desdichado (a).
Y ocurre que, para este tipo de personas, esta situación es parte de la vida, porque existen matrimonios que se sostienen en la mentira mutua. Sin embargo, esa persona desleal, no posee miramientos ni le importa el daño que puede causar a una persona de valores.
Incluso existen personas que buscan tener amantes, pero cuando no lo logran, se frustran de tal modo, que proceden adrede de modo tirano. Por ejemplo, esos jefes que atacan laboralmente a su empleada porque no cae en sus redes o la amenazan con equis cosas para manipularla.
El egoísmo patológico está revestido de ego, ese que, de modo obsesivo, no sabe ni puede desear dicha a quien no puede controlar y doblegar. Sin embargo, que esa persona que lo ejerce llegue a reconocerlo, implica que el tiempo le muestre las consecuencias de sus errores.
El egoísmo también abarca la esfera familiar, cuando vemos hermanos que se pelean por dinero o por herencia entre todos, olvidando de quien proceden y a quien se deben.
Y en hijos caprichosos acostumbrados a tenerlo todo fácil, sin esfuerzo porque han sido y son sobreprotegidos por los padres o tutores, esos que por miedo a ejercer la enseñanza correctiva, dejan que sus hijos se conviertan en personajes insanos emocionalmente.
El egoísmo patológico no acepta la lealtad, porque le representa un obstáculo para sus fines, para su necesidad enfermiza de poder.

Por tanto
– Recuerda que quien no es leal ni a sus sentimientos, no puede ser leal con nadie y posee siempre el ángulo de la verdad que crea y le conviene.
– Las personas que dañan, no son “conscientes” de lo que hacen desde la perspectiva de que “hacen daño”, porque son impulsivos, egoístas y carecen de sentido reflexivo y de “conciencia espiritual”.
– Tener conciencia espiritual es una decisión, un aprendizaje y no tiene que ver con rituales religiosos.
Tanta gente dice que reza hasta el Rosario y posee una conducta de doble moral inimaginable para quienes no saben observar y pueden ejercer hasta profesiones de servicio, pero como siempre digo, nada queda oculto para el creador y cada quien vive lo que le corresponde y recibe las lecciones que merece y ante ello, nada podrá hacer.
– Todos podemos cometer errores, pero la deslealtad, ingratitud y conveniencia es parte de almas “perdidas” que labran cada día más errores conscientes, pero al no poseer “voz de conciencia espiritual”, se acostumbran a ser siempre igual, repetir los patrones y no soportan estar frente a los ojos de quienes saben los conocen y también a sus bajezas.
Hay gente que camina para vivir de “secretos” y así, acumula historias con finales sombríos, esos donde siempre por mentir, por ego y por miedo que se vuelve puñal, dañan y se dañan a sí mismos.
– La gente desleal siempre se acerca a la gente que es leal, como si fuese un reto desesperante “atacarlos”, para sentirse mejor con ellos (ellas) mismos, como si fuesen personajes que odiaran porque quizá, los hacen mirarse en un espejo que no soportan ver.
– Los valores hechos convicción son decisión, pero de nadie depende que alguien en particular opte por notar que los necesita asumir. Y como siempre comento, para ello están las “pérdidas” que viven ya y vivirán por sus actos y cada quien, desde donde les corresponde aprender a mirarse.
– Las personas leales, con valores como convicción, vienen de un hogar donde ha existido mayor conexión emocional con los padres y enseñanza de valores con amor y respeto por la esencia. Por otro lado, con los años, estas personas siguen aprendiendo y necesitan de la fe siempre y de escuchar a Dios dentro de sí mismos, pero esta situación, es algo personal, cada quien elige ser como es.

Y si han experimentado y experimentan “deslealtad” de parte de amistades, entorno, pareja, gente que ayudan o donde fuese, recuerden que mientras lo sepas, sin dejar de ser como eres (limpio), nada malo ocurrirá para ustedes. Sencillamente, porque son libres en su proceder y porque la gente que vive con armonía por dentro, siempre avanza en todo sentido y se enfoca en construir sus sueños y compartir su vida con sus almas afines.
No son almas afines, quienes optan por burlarse de los valores y operan con cinismo y miran la verdad o la acomodan como les place. Tus almas afines te dan paz, poseen voz, porte y mirada que te hace sentir “cómodo” (a) y rodeado de calidez real, al punto que puedes ser tú mismo (a).
Y si poseen luz interior y valores les dejo una frase que leí hace mucho y me corroboró algo que aprendí desde pequeña sobre “Las certezas” en quienes poseen espiritualidad:
“La traición, la deslealtad y ciertas penas son necesarias para todo maestro, son espinas sobre las cuales tiene que pasar y amarguras que tiene que conocer, para manifestar la grandeza de su espíritu en medio de ellas”.
Todo es aprendizaje y bendita es la gente limpia de corazón que hace de la lealtad, honestidad y humildad gala siempre e irradian luz donde quieran que pisan y van.
Los dejo pensando y esta melodía para que los acompañe



Manjari
(Bendiciones)

LAS MOTIVACIONES DE LA DESLEALTAD (POST 345 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)
Tagged on: