Queridos amigos, arrancamos el 2017 con temas nuevos, reveladores y muchas sorpresas que les tengo preparadas, entre ellas, nuevos libros que termino de escribir, cursos únicos y eventos para grandes grupos en Lima, provincias y el exterior. El año viene intenso, entonces lo tomo como viene y lo comparto con ustedes.Y luego de unas semanitas agitadas y con mucho quehacer Zéfiro está de regreso con deseos de verlos sanos (as), en paz y felices.

El tema de hoy es “Las consecuencias del despecho como actitud” y va dedicado para Camilo, Augusto, Ayde y Miriam, quienes esperan este post
El despecho es una actitud que brota de la frustración, mal manejo del ego e inmadurez emocional por carencia de seguridad y baja autoestima. Y desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre cómo opera.

DESPECHO COMO OPOSICIÓN Y REBELDÍA
– Le ocurre con mucha frecuencia a personas que tienen resentimientos contra los progenitores y generan actitudes rebeldes y despechadas para vengarse o hacer oposición a uno de los padres o los dos. En algunos casos se da en personas que eligen una carrera que no les gusta o de la cual nos está convencidos, pero que por despecho o frustración deciden molestar a sus padres o tutores y se meten en esta.
También tenemos personas que toman un estilo de vida o apariencia o grupos sociales específicos por generar controversia en el hogar.

– En el plano laboral, el despecho se genera cuando una persona se siente desplazado (a) por alguna autoridad y decide proceder con despecho y actitudes que en el fondo no disfruta ni siente. Por ejemplo, decide hacer la vida a cuadros a su empleado, jefe o molestar todo el tiempo a sus compañeros de entorno con la intención de demostrar poder, superioridad y así considera que eleva su rol.

– Algunas personas despechadas se vuelven vengativos (as) en el plano laboral y es increíble cómo pueden gozar destruyendo proyectos y disfrutando de generar conflicto, porque el despecho vuelve a las personas en alguien que no son, pero se sienten tan heridos (as) que buscas desfogar esas emociones con malas actitudes.

DESPECHO DE TIPO AFECTIVO Y DESAMOR

– Algunas personas por ejemplo se casan con alguien que sabían nunca las (los) amo, pero por ego y rabia y despecho buscaron embarazo como arma de manipulación. La intención es proceder con egoísmo y ego elevado para por venganza cerrarle los caminos a la persona que en el fondo no aman, porque no desean verla (o) feliz, pero antes que esté con otra (o) es mejor intentar retenerlo y así sentirse triunfante.

Sin embargo, con los años esta actitud se vuelve contra el despechado (a) porque nada cambiará que no se sienta ni sea amado (a), porque nada en esta vida se puede forzar y dañar a los demás es algo supremamente lejano del amor real.
– En otros casos, existen personas que cuando la persona que creen amar o dicen amar no les corresponde, corta la relación o los (las) deja definitivamente reaccionan con rabia, frustración y severo resentimiento y es entonces que el despecho opera en ellos (ellas) sin la capacidad de mirarse y toman quizá las peores decisiones de su vida. Por ejemplo, se meten con una persona o varias en relaciones furtivas para aplacar el ego herido o lo que es peor, terminan comprometiéndose o casándose con alguien que no aman para demostrar a la otra persona que se es muy feliz, cuando en realidad, nada llena el vacío y el dolor de no ser quien no se es.
Y por esas actitudes de despecho se equivocan tanto que por ejemplo tienen matrimonios desgraciados, hijos que no querían o estilos de vida que les dañan la salud física y emocional.

– Otras formas de vivir el despecho es darse al abandono en todo sentido y llevar una vida ligera o llena de vicios y rodeado de amistades insanas que perjudican los valores de quien no es seguro de sí mismo (a) pero caminan como animalitos heridos dañándose a sí mismos sin ser auténticos.

– Cuando las parejas riñen tontamente es impresionante el nivel de actos despechados a los que pueden llegar por celos, rabia, etc. Lo veo todo el tiempo en consultorio de coach emocional y por ejemplo una chica que estaba a punto de casarse contaba que su novio era tan celoso que cuando ella ingresó a un puesto importante en una embajada internacional, el inseguro novio entró en tal crisis de celos porque ella aceptó el empleo que él uso eso de pretexto para salir con su ex novia a escondidas suyas y le dijo que su relación estaba rota (le mintió).

Pero como todo se sabe en esta vida, la dama se enteró del acto tan bajo y para desgracia del novio inmaduro, ella terminó con el definitivamente y hasta hoy el despechado novio se la pasa llamándola y llorando como infante para pedirle una oportunidad, solo que por celos ya le dio varias y con este acto el caballero colocó la cereza al pastel.

El celotípico novio le decía arrepentido que se moría de rabia y miedo de que ella conociera en ese trabajo donde tendría que viajar tanto a hombres mejores que él, más cultos, más apuestos y más seguros y que enloqueció de indignación y su despecho e ira lo llevó a vengarse de ella antes de que ella le haga daño a él. Y si bien parece una locura, no lo es, porque en alma del despechado, el ego y el vacío es alto.

La dama jamás le fue infiel y contaba en consultorio que perdió tres años y medio con alguien que siempre procedía como pequeño y que siempre dudó de su esencia porque anteriormente una mujer le había sido infiel. Y lo peor del asunto es que este novio despechado no pensó en el progreso ni en lo sueños de su novia, no veía a quien tenía al lado y no notaba que todos los errores garrafales eran suyos porque al parecer le quedaba grande la dama.

Como consecuencia, la paciente ha decidido férreamente no casarse con él y se siente más en paz porque considera que nunca fue amada por el novio que no solo le fue infiel y no la respetó, develó que su nivel de valores es escaso y no podría formar un hogar con alguien deshonesto. El despechado novio carga con la culpa de haber dañado y perdido a una buena chica, emprendedora, de bonitos valores y linda, pero como dicen los sabios “Lo que no es para ti, no es para ti y las estrellas no brillan sobre los que llevan oscuridad por dentro”

CONSECUENCIAS DEL DESPECHO

1.- Tomar malas decisiones por impulso, para luego arrepentirte sin remedio y sin posibilidad de solución en muchos casos. Por tanto, al no mirar tu interior, no ser humilde para reconocer las emociones que te visitan y no ser honesto (a) con tus sentimientos, solo logras hacerte más daño y meterte en problemas que crecen como la nieve hasta cubrirte y quebrar tus metas, sueños.

2.- Quedar como alguien sin aplomo, sin seguridad y ridículo (a) ante tus almas afines, porque cuando alguien reconoce sus dones, talentos y sabe quién es, no camina por la vida por vengarse de los demás o alimentando un ego enfermo que solo lo (a) mantiene preso sin ver sus reales opciones de vida y caminar ante aquello que le da paz.

3.- Dañar los sentimientos de personas con las que toma venganza o que usa por despecho y luego no tener modo ni palabras ni cara para aplacar culpa, vergüenza e insensatez y perder la presencia en tu vida de gente valiosa.

4.- Ser deshonesto (a) contigo mismo y con tus reales aspiraciones y sentimientos, porque si alguien por ejemplo de autoridad en un trabajo te indica que es otro tu puesto o labor, todo es aprendizaje en la medida que no busquen adrede dañarte y si quien entra en despecho se vuelve el malvado (a) de la oficina, realmente no posee visión ni humildad de lo que significa las líneas de mando y el aprender en el sentido profundo.

5.- Hacer mal uso del tiempo y desgastarte emocionalmente en rabia, ira, rencor y frustración que solo te conducen a la profunda amargura que nada soluciona en tu vida. Y perder la seguridad y las metas que puedes conseguir siento tú mismo (a) con humildad, valores, disciplina y bondad.

6.- Alejarte por completo de la espiritualidad, los buenos valores y pisotear la lealtad, la generosidad y el deseo de ver felices a los demás en la esfera que sea sin tener que buscar competir o sentirte abajo porque las cosas no son como quisieras. Ser egoísta es parte del despecho, actitud que toma consecuencias graves tantas veces, insalvables y de las cuales nunca dejará de salir dañado quien no es lo que no es o hace lo que no le nace para sentirse superior.

El despecho es una actitud que conduce al impulso insano, al desenfreno, a dejar de ser quien eres y te lleva a cometer errores garrafales en las diversas esferas de tu vida, pero sobre todo, te conduce a dañarte a ti mismo (a). Y detrás del despecho se esconde el ego enfermo tan cercano a lo maligno por dentro, ese sentimiento que busca ser mejor que los demás, dañar, herir y competir cuando no se obtiene lo que quiere.

Por ello queridos Zeferinos, a reflexionar y vivan lo que vivan no dejen de ser ustedes mismos, así sientan que el dolor los parte, no hagan lo que no sienten porque el creador los mira y no existe mayor alivio que dormir en paz. Y jamás elijas gente para ir contra ellos (ellas) y vengarte de tus frustraciones, porque cada quien tiene derecho de vivir y ser lo que le de paz y cada quien vive lo que merece y caminará donde le corresponde.

Nadie es igual a nadie, no tienes que imitar a nadie, seguir malos consejos ni proceder por ira contra alguien destruyendo o intentándolo, porque los hombres de fe son limpios de corazón y saben vivir en honestidad y superar las pruebas de fe y levantarse del dolor y todo aquello que lo lleve al aprendizaje.

Ahora les dejo esta cancioncita que le va muy bien al post y al caso del novio despechado que he compartido con ustedes. Espero les agrade y acompañe.



Que tengan una bellísima semana, ángeles para el camino y luz para sus proyectos.
Manjari (Bendiciones)

LAS CONSECUENCIAS DEL DESPECHO COMO ACTITUD (POST 336 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)
Tagged on:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.