LA IMPORTANCIA DEL ESFUERZO (POST 364 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)

Queridos amigos de Zéfiro, el tema de hoy es “La importancia del esfuerzo” y va dedicado con mucho cariño a Luciane, Humberto, Kathy y Giovanna, quienes esperan este post.
Se habla en todos lados de emprendimiento y crecer. Y en el campo de los negocios y empresas, la competitividad crece por momentos, de modo agresivo y hasta enfermizo en cuanto a proceder y actitud se refiere.
Sin embargo, el deseo de poder lleva a muchas personas a querer todo rápido, sin esfuerzo, pasando por la puerta falsa o como decía mi abuelita, pasando todo por “agüita tibia”, lo cual implica que alguien no se prepara lo suficiente ni se esfuerza en hacerlo, pero pretende mostrarse como lo que no es ni sabe.
A la corta o a la larga, tales actitudes terminan por llevar al fracaso a quienes olvidan que todo tipo de sueño implica responsabilidad, compromiso emocional, esfuerzo y fundamento. Y con los años, observamos que, por ejemplo, que elevados porcentajes de adolescentes y jóvenes que son más audiovisuales se interesan poco por la historia, por conocer antecedentes y por estudiar algo de modo profundo y apasionado.
Hoy, tanta gente ve con pereza total estudiar, deja todo a medias, posterga, habla más extraño solo pareciera importar “aparentar” y no ser. Y pasan los años, pasa la vida y nos topamos con gente que trabaja de modo ineficiente, sin ganas, sin talento y sin buenos propósitos.
Y este post quiere llevarlos a la reflexión sobre lo siguiente:
– Si bien trabajar es un derecho y necesidad, no crecerá realmente quien no lo hace con responsabilidad, iniciativa, sentido del compromiso, ética y conocimiento.
– En el lenguaje corporal se puede detectar de inmediato cuando alguien no domina su tema, porque notaremos expresiones cortadas, ideas vagas, poca calma, dar vueltas sobre lo mismo y miradas siempre asustadas, vacilantes y evasivas.
– La envidia es en el fondo el estado de frustración de quienes han elegido ser mediocres y no esforzarse por hacer lo que les guste con su propio estilo y esfuerzo.
– El peor profesional es aquel que busca imitar lo que no sabe, lo que no es y ofrece algo que no domina y para lo que no se ha esforzado, porque vende falsedad y con el tiempo, no puede crecer y se va frustrando y amargando sin remedio.
– Hace falta tener la humildad, paciencia, buen uso del tiempo y compromiso emocional para decidir trabajar en talentos, dones y no desmayar en cultivarlos, usando el tiempo con propiedad.
– Si alguien desea saber debe estudiar mucho, leer, observar, cultivar el arte e investigar mucho sin desmayo, pero sin molestar a nadie. Los reales hombres de servicio poseen vocación y fuimos creados para identificar hacia dónde va dicho servicio y ejercerlo.
– La riqueza vocabular no aumenta sino se lee, sino se estudia y se expresan frases cliché que con el tiempo de gastan, se pierden y uno jamás termina de aprender, se hace hasta que se pierde la lucidez y de cada quien depende lo que desea conocer y compartir.
– La copa del saber se llena y rebasa cuando se enseña y se comparte lo aprendido, recordando que nadie es igual a nadie y lo que lleva al hombre al éxito es sus buenas intenciones y propósitos loables.
– No abras un negocio sino dominas el tema que tienes en mente, sino has investigado y no dudes ni retrocedas en esforzarte cada día por aprender y crecer.
– Es sencillo comportarse como “parasito” y tratar de colgarse de personas talentosas y vender gato por liebre, pero como nada creado sobre bases incorrectas prospera, recuerda que cuando noten que no posees fundamentos sobre lo que ofreces, perderás la confianza de quienes creyeron en ti y ante ello, no hay marcha atrás.
– Si Roma no se hizo en un día, lograr una meta, tampoco; pero nunca podrás acceder a ella sino te concentras, mentalizas, llevas una vida ordenada y si le das cabida en tu mente a gente y situaciones plagadas de conflicto.
– Hace falta madurez emocional, humildad y esfuerzo en silencio para ser lo que el alma necesita; hace falta coraje, valor y creatividad para no ser prisionero de emociones que te paralizan. Por tanto, usa la fe como bastión y la oración constante para que cada día renueves las ganas de seguir, combatas las pruebas de fe y el desaliento.
– Decide dar lo mejor de ti donde vayas y te corresponda y no pienses mucho en la fama y esas cosas que sinceramente, ocurren por añadidura, porque el creador lo decide así si te toca ser conocido (a) e intenta mantener una vida tranquila, libre de líos y sin caer en banalidad, porque todos somos iguales, pero el proceder y los valores nos unen o desunen por siempre.
– Hablarás siempre de modo correcto cuando dejes de sentir que debes quedar como lo máximo y te concentres en “servir” y “compartir”. Pero para ello, hace falta trabajar en la mente, alma y corazón.
– La gente creativa y veloz se alimenta de ganas de ver sueños hechos realidad, de ver a los demás felices, de dar con el alma y de reconocer la presencia divina en cada inspiración para seguir adelante pese a las pruebas del camino.
– Si trabajas con esfuerzo y sientes que nada funciona, que todo se viene abajo, no desesperes, refuerza la fe y confía plenamente en Dios, porque todo tiene su tiempo, y en un minuto y segundos, tu vida puede cambiar. De la certeza al milagro solo existen instantes para los hombres humildes y de fe genuina; jamás dudes que esa luz que existe para ti, llega por ti donde estés y cuando más lo necesites.
Cada quien es un mundo y nació con dones y talentos, pero solo el esfuerzo real y el compromiso emocional y espiritual vuelve algo especial que se esparce por donde la divinidad decide.
Les dejo esta bella canción, espero les agrade y acompañe.



Que tengan una linda semana, ángeles para el camino, luz para sus proyectos
Manjari (Bendiciones)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.