Queridos amigos, el tema de hoy es “Cómo manejar el desencanto” y va dedicado a Celia, Gaby, Braulio y Héctor que esperan este post.
Si bien nadie es perfecto, errar es humano y perdonar de origen divino, parte de la inteligencia emocional y madurez es aprender a manejar las emociones cuando se experimentan sinsabores, malos momentos y se vive dolor inmerecido.
Por ello, desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre el llamado desencanto y cómo aprender a pensar de manera saludable para evitar caer en crisis depresivas y frustración.

CON LOS OJOS ABIERTOS
Observar, escuchar y ser sinceros en lo que notas de ti mismo y de los demás es la clave para ser “realista” y estar preparado para afrontar todo tipo de proceder incorrecto e injusto en el prójimo.
Por tanto, si ingresan a mi sección comunicación no verbal en este blog, hallarán que siempre comento que el 85% de la comunicación es no verbal. Y lo que habita en el alma se refleja en todo el lenguaje no verbal. Por tanto, lee con atención:

– Si una persona posee mala verbalización, frases entre cortadas al hablar, pobreza vocabular y gestos torpes, de arranque sabes que no solo es alguien poco culto (a), también notas que lee poco, se cultiva poco y quizá no es alguien que sabe reflexionar.

– Si alguien tuvo buenos estudios, es profesional, pero posee porte altivo, gestos déspotas hacia los demás, cambios de humor en el trato constantes y se comunica de modo extraño personalmente (un día te habla muy bien, otro no, escribe extraño por celular o correos, no sabe ser claro (a) y siempre le cuesta mucho ser directo y relajado (a) en lo que dice, como si midiera cada cosa que dirá o hará), estás sin duda ante alguien no solo inseguro (a) sino con tendencia a manipular, ser poco tolerante y con tendencia al capricho.

– Si una persona es de origen humilde, esto no significa que te podría herir, el asunto está en que conozcas qué tipo de hábitos de vida ha tenido. Por ejemplo, si ha pasado su infancia pegado al video juego, si es de oración o no, si ha pertenecido a grupos extraños de protesta o por ejemplo si es violento (a) y con ello tendrás muchas alertas sobre sus valores y convicciones.

– Si una persona es poco comunicativa, se aísla de los demás, prefiere apartarse de todos, posee poco amigos y en su vida todo se posterga, entonces tendrás claro que existe una introversión de tipo particular, podría tratarse de una fobia social y este tipo de personas sin tratamiento no logran manejar sus emociones ni expresarse de modo claro y sincero porque temen el rechazo y la crítica.

– Si una persona es alaracosa (o), escandalosa (o), histriónico y siempre busca llamar la atención donde va. Su atuendo siempre es de tipo sugerente o atrevido y siempre hace muecas tan raras en el rostro y con la boca, con esa necesidad de “seducir” donde pisa, sin dudas tienes delante alguien narcisista, con complejos de apariencia o que se coge de ellos porque no ha cultivado sus talentos.

– Fíjate en el entorno de quienes son tus conocidos o amigos (as) y podrás observar si existe banalidad, permisividad, han elegido ignorar valores porque justifican la deshonestidad, si son egoístas y si existe carencia de espiritualidad.

– Que una persona siga rituales religiosos e incluso diga que reza el rosario o va a misa, o cree en la virgen, no es garantía de honestidad y buenos valores, lo es el proceder. No olvides que la espiritualidad real se forja en valores esenciales que notas con la actitud y proceder.

TOMA EN CUENTA:

– Si eres una persona que cultiva diariamente su interior, no tienes que hablarlo con nadie sino te place. Tener una vida ordenada, con agenda en orden y los valores claros brinda paz y es posible que observes que con los años, la gente que no trabaja seriamente en ser mejor por dentro suele proceder de modo nocivo donde va.

– El desencanto es un estado emocional inevitable que ocurre en diversas ocasiones en diversas aristas de la vida y es parte del aprendizaje del camino, pero no por ello debes de perder la fe en que existe gente de bonitos valores, genuinos y con corazón limpio que donde pisan lo hacen con buen corazón. Y no tiene que ver con los cartones de estudio ni con la posición, tiene que ver con la esencia y el cultivo emocional.

– No debe sorprenderte de que si vives sin observar, sin saber escuchar y ensimismado en el mundo banal o las exigencias emocionales de la masa competitiva, nunca podrás cultivar a profundidad el interior y entonces será más sencillo dañarte a ti mismo y a los demás por malas decisiones y actitudes.

– El desencanto ocurre cuando develas que una o muchas personas son deshonestas, usan la mentira recurrente como estilo de vida, carecen de escrúpulos en todo sentido, no les interesa perjudicar personas con tal de lograr sus objetivos, viven en su mundo egoísta o necesitan por divertimento burlarse de otros. También encontrarás personas desleales, que buscan sacar ventaja de todo, banales y carentes de sentido reflexivo.

– Ver que justificar el mal proceder es una constante desencanta, pero debe dejar de sorprenderte cuando notes de quienes viene esa conducta y si lees los primeros párrafos, tienes claro que alguien sin profundidad y en ausencia de paz interior falla una y otra vez, no desea tener conciencia y prefiere reincidir en los errores.

– Hay gente que vive de sacar dinero a los demás, como mujeres interesadas que se meten con alguien por posición y exigen cosas caras porque se dicen que lo merecen, pero son caóticas en todo sentido. Así como hay varones que viven para los objetos de marca y confort, pero carecen de capacidad de escuchar y mantener una sana y profunda conversación, porque no poseen ni la preparación ni las herramientas.

– Recuerda que la gente insegura daña con más facilidad, porque sus temores, debilidades y carencia de valores los hacen apelar a estilos de vida, actitudes y reacciones donde cubrirse con mentiras los hace sentir a salvo. Es el tipo de gente que cree poder hacerle trampa al cielo, pero olvidan que son vistos a todo momento y finalmente cargan con las consecuencias de sus actos.

NO DEJES DE SER QUIEN ERES

– Lo peor que puede hacer ante el desencanto es deprimirte. No somos de palo, pero será natural que algo así te choque un poco o mucho, pero entonces debes echar mano de los conocimientos y decirte que alguien sin luz, alguien sin claridades, alguien con ausencia de valores y alguien sin humildad es capaz de los peores errores y daña porque sí, porque lo hace siempre y es parte de su personalidad. Entonces aceptas lo que ves, lo que vives y debes decidir avanzar, dejar este tipo de personas atrás y no dejar que paralicen tus metas ni sueños, porque si andas conectado con tus metas, tus almas afines y lo que habita en tu deseo de servir, aprender, compartir y amar, esta gente que es prueba de fe no ocupa espacio en tus momentos importantes ni es parte de tu mesa, porque Dios es justo y siempre mantiene lejos de quien es luz a las sombras.

– No le desees mal a nadie que busca dañarte, así sea de tu familia y deja que el creador se ocupe de sus lecciones de vida. Sin embargo, no temas decir “no” y siéntete en paz con tu conciencia si has operado de un modo que es limpio, porque a veces el hombre de luz es solo instrumento para ser dañado y con ello probar su fortaleza y hacer que las sombras miren aquello que necesitan para ser mejores personas, todo tiene un propósito y nadie da lo que no tiene ni aprendió.

– Deja que el justo tiempo haga su parte y deja atrás a situaciones y personas que te han generado desencanto y verás cómo te sientes mejor lejos de este tipo de personas equivocadas. Porque qué terrible es no poder ser quien eres, ni sonreír ni expresarte en libertad ante gente que solo te inspira silencio porque sabes de lo que son capaces. Ocurre en tantos trabajos, donde notas jefes tiranos, personas insanas malintencionadas, gente envidiosa, gente cubierta de amargura que necesita destruir para aplacar sus frustraciones.

– Nunca olvides que cuando las personas no poseen paz y no se cultivan sacan a flote lo peor de si y te corresponde seleccionar bien a tus amigos personales, no desarrollar apegos de ningún tipo con nadie y entonces pasar del desencanto a la liberación de espacio tiempo será algo parte de tu camino, sin pesares, sin reclamos, sin explorar en explicaciones que saltan a la vista.

LO QUE DEBES FORJAR

– Tus sueños y talentos para hacer uso de ellos con esmero, alegría y pasión. No existe persona más completa que aquella que hace lo que le gusta, llena y da paz y corresponde que investigues con qué vibras y que tipo de metas posees al respecto.

– La oración profunda y conexión con la divinidad te brindará fortaleza, respuestas y guía constante para salir de cualquier desencanto. No esperes que personas sin luz sin temor de Dios real sean honestas y mucho menos tengan fuerza para mirarse, deja que sus errores y las consecuencias sean sus mejores maestros de vida.

– Renacer una y otra vez, las veces que sea necesario ante el dolor inmerecido, los baches del camino y considero que un desencanto que dura de aflicción unas horas o un día como máximo es sinónimo de equilibrio. Y es que puede producir dolor emocional, indignación y tantas cosas diferentes, pero sí de inmediato abres el abanico de respuesta de lo que has observado en esa persona, entonces tienes respuestas y pasas la hoja y sigue la vida.

Recuerda que fuiste creado para ser feliz y de eso nadie es responsable, solo tú mismo.
– Nunca dejes de hacer lo que te apasiona, pero además aprende a estar solo (a) contigo mismo y has una lista de todas las cosas que te ponen feliz, ponen de buen humor y practícalas siempre.

– Precisas de hacer de la lectura un hábito que te haga feliz, entrenando de a pocos el deseo de aprender, reflexionar. Si no eres lector, empieza con una o dos hojas diarias (pero decídelo) y verás cómo te vas enganchando y necesitas leer más y más. Y qué maravilloso es fundirte con el alma de quien escribe algo bello y profundo o te saca de la ignorancia para maravillarte.

– Por desencanto no dejes de ser tú, no hagas cosas que luego te avergüencen y no te refugies ni en vicios, malas amistades, amores falsos ni en gastar para aplacar tus dolores con objetos para lucir, porque a la larga te has de sentir más vacío (a).

– Si has cometido errores y notas ya las consecuencias, no retes al cielo, ni al tiempo, ni creas que podrás evitar caer más fondo o peores consecuencias, porque cuando pasan los años, la frustración es más compleja de resolver y tendrás que asumir que en muchas situaciones, no hay vuelta atrás.

– Aprende a perdonar a quienes te dañan, tomando en cuenta que nadie te obliga a tener en tu vida ni cerca de ti a estas personas. Perdonas cuando comprendes, cuando no te vengas, cuando no haces el mismo daño, cuando avanzas, cuando sigues tu camino, cuando emites oraciones por lo que han decidido ser tus enemigos gratuitos, cuando podrías hacer muchas cosas contra estas personas y dejas que el cielo opere a su modo y manera en el tiempo que ha previsto. Perdonar es incluso no pedir explicaciones porque tienes las respuestas, no esperar nada de nadie, solo de Dios y enviar siempre luz a toda la gente que te rodea .

El desencanto es parte del camino, siendo lo contrario y maravilloso antídoto la sana aceptación. Y recuerda que Dios nunca te desencanta, nunca está lejos de ti y camina a tu lado para sanar tu corazón, regalarte consuelo y momentos especiales; que la magia existe cuando ocurren cosas que sueñas y con solo desearlas, si eres de alma noble y honesta, ocurren de modo casi inexplicable.

Cuando alcanzas real espiritualidad, tienes mejores reacciones, encuentras soluciones a los problemas y caminas con mejor actitud ante las pruebas del camino. Y notas como tan bueno es Dios que te ubica donde mereces, necesitas y debes estar en todo momento y te hace visible, pero invisible de todo mal.

Y a más sabiduría alcance el hombre, el desencanto se vuelvo solo como hojas de un libro que toca leer y aprender sin queja, sin permitir que el desalientos invada el alma y robe la sonrisa, porque existen millones de motivos para ser feliz y dar cada día lo mejor de ti mismo a quienes amas y en todo lo que haces.

Les hago recordar que este sábado 25 de noviembre a las 5pm en la feria del libro Ricardo Palma se presentará la edición corregida y aumentada de mi libro de fenómenos paranormales llamado “Presencias” en la sala Luis Jaime Cisneros. Están invitados y llegue temprano. Firmaré los libros y creo que este libro siempre será uno de los más difíciles que me ha tocado escribir y las páginas que he aumentado, mucho más, pero había que hacerlo y cumplo así con mis lectores, con más fotos y lindo diseño.

Ahora les dejo este clásico para conocedores que va muy bien con este post, espero les agrade y acompañe.

Que tengan una bella semana, ángeles para el camino y luz para sus proyectos
Manjari (Bendiciones)

CÓMO MANEJAR EL DESENCANTO (POST 339 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)
Tagged on: